The Cleanest Line


Punta de Lobos es una historia de conservación extraordinaria. Pichilemu, Chile. Foto: Jason Murray
Punta de Lobos es una historia de conservación extraordinaria. Pichilemu, Chile. Foto: Jason Murray

La Punta es Para Siempre

By Patagonia Latin America   |   Jun 28, 2018 June 28, 2018

En los mejores días —cualquier día en realidad— la vista desde el Mirador es tan hermosa como uno podría imaginarla. Más allá de los cactus en primer plano, puedes ver las imponentes formaciones de los Morros, bandadas de pájaros arremolinadas en el cielo y largas líneas de olas que entran desde el Pacífico hasta convertirse en espuma y desaparecer a lo largo de la punta.

Es una vista que la gente de Punta de Lobos ha admirado por generaciones, transformándose en parte integral de la vida y la identidad de esta pequeña comunidad en la costa chilena. Pero como cualquier vista privilegiada del borde costero, también ha sido fuertemente codiciada por desarrolladores inmobiliarios en los últimos años. Porque, en sus mentes ¿qué vista marina no se apreciaría mucho mejor desde el séptimo piso de edificio?

Los surfistas y los pescadores artesanales de Punta de Lobos nunca lo han visto de esta forma, afortunadamente, y el nivel del suelo siempre ha funcionado bien para contemplar una de las mejores izquierdas del mundo. Si bien se deja surfear con casi cualquier tamaño, Lobos destaca en la categoría XXL, y fue en esos enormes días de invierno que nuestro amigo y embajador, Ramón Navarro, afinó su destreza en el surf de olas grandes. Aunque proviene de un lugar que está lejos del epicentro de la industria del surf, sus audaces hazañas le han entregado un merecido lugar en la elite del surf mundial.

Photo: Juan Luis De Heeckeren

Ramón Navarro, cómodo como en su casa, en Punta de Lobos. Foto: Juan Luis De Heeckeren

Tras sus años de formación, los viajes alrededor el mundo corriendo olas enormes solo reforzaron algo que Ramón siempre supo: que el lugar donde creció era invaluable y absolutamente irremplazable. Por eso, cuando junto a un grupo de activistas locales supo que había planes para desarrollar proyectos inmobiliarios de gran escala a lo largo del borde costero en Punta de Lobos, se unieron para protestar y proteger el lugar que amaban. Su objetivo era mantener lo ecosistemas marinos y terrestres de la zona lo más intactos como fuera posible, para mantener los proyectos bajo control y asegurar el acceso al océano para las comunidades y las personas que llaman a Punta de Lobos su hogar.

Al poco tiempo, con el liderazgo de Ramón, surgió un apasionado grupo de surfistas locales, ambientalistas, funcionarios del gobierno y líderes empresariales. Y Patagonia decidió que haría lo más que pudiera para ayudar. Save The Waves Coalition lideró una exitosa campaña de crowdfunding llamada Lobos Por Siempre, que reunió pequeñas donaciones de surfistas alrededor del mundo. Chris Malloy dirigió una película y recolectó historias para un libro con el objetivo de generar más visibilidad. Y Patagonia entregó U$100.000 para igualar las donaciones, lo que ayudó a que los activistas locales pudieran establecer la Fundación Punta de Lobos. Así comenzó el trabajo para declarar a Punta de Lobos como Reserva Mundial del Surf, recaudar el dinero necesario para comprar las tierras privadas a lo largo de la punta y transferirlas a la Fundación para ser conservadas.

El verano pasado donamos U$150.000 a la campaña provenientes del programa de licencia de nuestro PSI Vest. Pero una porción sustancial quedaba aún pendiente para poder comprar el Mirador, la propiedad icónica en lo más alto de la punta.

Convencidos de la necesidad de actuar en la protección de lugares amenazados, decidimos hacer otra donación de gran envergadura para cerrar la suma. El filántropo chileno, Nicholas Davis, había resguardado generosamente el Mirador hasta que pudiera ser comprado para su conservación y hoy ya ha sido exitosamente transferido a la Fundación, lo que ha salvado al Mirador del desarrollo inmobiliario para siempre. ¡Por Siempre!

Hoy día, Punta de Lobos ya ha sido confirmada como Reserva Mundial del Surf y habrá un acto de celebración este Noviembre. Ha sido una historia de éxito para la conservación fuera de lo común y cada uno de los que contribuyó a la campaña, sin exclusión, se merece un enorme agradecimiento.

Photo: Rodrigo Farias Moreno

El icónico risco de Punta de Lobos permanecerá libre de desarrollo inmobiliario ahora que la propiedad amenazada, en el extremo de la punta, ha sido comprada y transferida a la Fundación Punta de Lobos. Foto: Rodrigo Farías Moreno

“Lo más importante es lo que este lugar significará para las futuras generaciones”, dice Ramón. “Quiero que mi hijo tenga la posibilidad de disfrutarlo igual que yo, y he podido aprender que cualquier cosa es posible cuando las comunidades trabajan unidas por los temas que las afectan. Para mí, este esfuerzo es para dejar un legado, y la única forma de lograrlo es siendo un ejemplo y protegiendo los lugares que me han regalado los recuerdos que atesoro. Como surfista, las competencias y los trofeos son buenos para el ego, pero eso es todo. Salvar una ola es para siempre”.

Mirando al futuro, el objetivo de preservar Punta de Lobos se extiende mucho más allá del Mirador. La Fundación aún necesita apoyo para restaurar y mantener la punta. Actualmente, está trabajando para adquirir más terrenos y así proteger la belleza y biodiversidad de Punta de Lobos para las generaciones venideras.

Photo: Mara Milam

El surf no es la única actividad que será preservada en Pichilemu. Este pescador, pariente de Ramón, visita la playa todas las mañanas en busca de moluscos. Son una especialidad del lugar y muy buenos para tu sistema inmunológico. Ramón prueba la captura del día antes de remar aguas adentro para correr algunas olas. Foto: Mara Milam

“La naturaleza es lo único con lo que podemos contar de verdad y para siempre. Y tenemos una tremenda oportunidad para hacer las cosas bien, aprender de nuestros errores y visibilizar lo más posible nuestra naturaleza única mientras los proyectos inmobiliarios la inundan progresivamente”, agrega Matías Alcalde, director ejecutivo de la Fundación.

“Necesitamos hacernos cargo y hacer que a la gente le importe. Necesitamos encontrar soluciones con enfoque de mercado, emanadas de los grandes problemas ambientales. Ha sido inspirador trabajar con este grupo tan especial de personas, con mención especial para Ramón Navarro y Nicholas Davis que están, realmente, marcando una diferencia. Esa diferencia, más la relevancia que Punta de Lobos tiene para los surfistas, turistas y científicos, ayudará a que este modelo sirva como prototipo de futuros asentamientos a lo largo de nuestro borde costero. Tenemos la oportunidad de salvar lo que es verdaderamente importante, y el momento es ahora”.

No Es Muy Tarde Para Ayudar

Mirando al futuro, el objetivo de preservar Punta de Lobos se extiende mucho más allá del Mirador. La Fundación aún necesita apoyo para restaurar y mantener la punta. Actualmente, está trabajando para adquirir más terrenos y así proteger la belleza y biodiversidad de Punta de Lobos para las generaciones venideras.

Take Action: Donate

Comments 0

Related Articles

« »