Apricot Lane Farms is a certified organic and biodynamic farm that grows and nourishes a wide variety of fruits, vegetables and animals. Moorpark, California. Photo: Keri Oberly
Apricot Lane Farms is a certified organic and biodynamic farm that grows and nourishes a wide variety of fruits, vegetables and animals. Moorpark, California. Photo: Keri Oberly

Develamos nuestra certificación orgánica regenerativa

By Rose Marcario, CEO   |   Feb 19, 2019 February 19, 2019

El sábado, en la Natural Products Expo West, la Alianza Orgánica Regenerativa develó nuestra nueva certificación. Aquí un extracto de mi discurso y los invito a no dejar de ver nuestro video.

En 2012 comenzamos Patagonia Provisions, una empresa de alimentos enfocada en productos obtenidos de formas innovadoras que beneficien y regeneren el planeta. Y mientras más aprendemos de alimentos, más nos entusiasmamos con el potencial de la agricultura. Por eso, junto a Dr. Bonner’sRodale Institute y un conjunto de líderes de la industria orgánica, unimos todos nuestros recursos y dedicamos el año pasado a trabajar en una certificación orgánica regenerativa. Hoy, en nombre de todos los agricultores, rancheros, científicos y activistas que han trabajado tan duro para que podamos estar donde estamos, con orgullo presentamos esta nueva certificación. Es un nuevo y significativo paso de este movimiento y, con la ayuda de todos ustedes, puede ser un paso significativo para el planeta también.

Un suelo saludable es necesario para tener personas saludables y un planeta saludable. Pero aquí en los Estados Unidos el suelo se pierde diez veces más rápido de lo que se repone. Los científicos predicen que las actuales prácticas de agricultura industrial y deforestación eliminarán nuestra reserva de capa superior de suelo en los próximos 60 años. Las tres grandes empresas químicas controlan el 75% de todas las semillas y los pesticidas. Actualmente, solo en los Estados Unidos, esparcimos 136 millones de kilos de “round up” cada año. El aumento de la agricultura química ha coincidido con un alarmante crecimiento en las tasas de cáncer, alergenos y muertes (incluyendo las de trabajadores de las granjas que manipulan cultivos rociados con químicos), y una igualmente alarmante disminución de polinizadores. No quiero ser demasiado dramática, pero cuando no haya más abejas será el fin de las reservas de alimentos y de la Tierra tal como la conocemos.

Por severo que este cuadro parezca, las soluciones son alcanzables. La agricultura orgánica regenerativa puede reconstruir la capa superior del suelo, reducir la contaminación de los químicos y secuestrar el carbono que causa el cambio climático, todo al mismo tiempo. En 2014, investigadores del Instituto Rodale estimaron que si las tierras de cultivo actuales cambiaran a prácticas orgánicas regenerativas, el 100% de las emisiones anuales de CO2 a nivel global quedarían secuestradas en el suelo.

Nuestro foco está en reunir la mejor ciencia en prácticas regenerativas con las mejores prácticas en justicia social y compasión animal. Nuestra meta es apoyar y fortalecer la etiqueta orgánica de la USDA, en ningún caso socavarla. Respetamos y respaldamos el sello orgánico de la USDA y, fundamentalmente, no creemos que se pueda ser regenerativo sin ser orgánico.

La única forma en que podemos hacer que este estándar sea significativo es que más marcas se sumen. Debemos levantarnos juntos y luchar por cambios en las regulaciones, aún en este momento de difícil y a veces caótico clima político. Lo orgánico, lo regenerativo, la producción ética de alimentos, necesitan todas nuestras voces, claras e inequívocas voces. Nuestros consumidores lo demandan. Los empleados van a estar energizados también, al tener la oportunidad de hacer sus carreras aportando a un bien duradero para las personas y el planeta.

No debemos ser rehenes de tres empresas químicas. No debemos seguir empujando los precios de los alimentos orgánicos tan abajo que destruyan el sustento de los granjeros y todos los que componen la cadena de suministro. No debemos malgastar nuestro suelo y deteriorar nuestro medio ambiente.

En Patagonia no somos perfectos, mucho menos como marca, pero tenemos claro a dónde nos dirigimos. Es a donde todos necesitamos ir si queremos tener un mundo en el que vale la pena vivir. El futuro del planeta está en juego. Una mejor agricultura puede ayudar a cultivar un futuro más sano, limpio y más sustentable. Este no es el momento de esperar y ver qué pasa, de equivocarse. Tenemos que actuar. Seamos audaces.

Para saber más y unirte, visita regenorganic.org.

Actualización: El discurso de apertura completo de Rose en la Expo West 2018 ya está disponible en YouTube.