burgerburgerchevron leftchevron leftchevron rightchevron rightellipsesellipsespro logopro logopro logopro logologologonavigation primary cartnavigation primary cartnavigation primary cart fullnavigation primary cart fullnavigation primary hamburgernavigation primary hamburgernavigation primary searchnavigation primary searchnavigation primary xnavigation primary xLoading ...Patagonia Loading Iconplayplaysearchsearchshopping bagshopping bagshopping bag filledshopping bag filledxx

Senderos para Todos

Teal Stetson-Lee  /  Lectura de 23 Minutos  /  Mountain Biking, Activism

Una entrevista con Gabo Benoit, creador de senderos y uno de los portavoces del mountain bike en Coyhaique, Chile.

Gabo Benoit gana algo de altura entre los árboles, mientras recorre un sendero cerca de su hogar en Coyhaique, Chile. Foto: Martin García de la Huerta

A pesar de la pandemia, Gabo Benoit no ha cesado en su trabajo de establecer más senderos de mountain bike en los alrededores de su hogar en Coyhaique, Chile. La escritora Teal Stetson-Lee se reunió con Gabo por Zoom para saber más sobre sus esfuerzos de conservación basados en la recreación y sobre el crecimiento del ciclismo de montaña en la Región de Aysén. 

Escucha la entrevista o lee la transcripción más abajo, editada y condensada para mayor claridad.

¡Bienvenidos a The Cleanest Line Podcast! Me llamo Teal Stetson-Lee. Me acompaña el Gabo Benoit, de Coyhaique, Chile. Gabo maneja una empresa de guías de mountain bike y pesca con mosca, un alojamiento para los visitantes y una tienda de mountain bike en la Región de Aysén del sur de Chile, al lado de su esposa Carmen, sus dos hijas chicas y un hijo, su hermana Cami y dos otros guías de mountain bike, Juanito y Edecio.

También Gabo ha desarrollado una relación fuerte con un grupo que construyen senderos, se llaman los Huemules Trails, y también una escuela de mountain bike para los niños.

La primera vez que nos conocimos, en febrero de 2019, en su casa en Coyhaique, Gabo estaba gritando con animación y sus hijas Amalia (7) y Maite (5) andaban sin miedo en saltos pequeños de madera de mountain bike en su patio. Fue una introducción adecuada y nos dio la bienvenida a su casa y su familia en el momento de nuestra llegada.

Resulta que Gabo también tiene una historia profunda como un campeón profesional en Downhill Mountain Bike y un corredor del Enduro World Series. Sus experiencias de competencia reflejaban su planteamiento original en la vida y le ha servido como el catalizador para su camino a ser guía de mountain bike y como embajador para la marca Patagonia en América Latina. Los sueños y metas de Gabo siempre eran más grandes que sus competencias de mountain bike.

Gabo encarna el espíritu en acción de la custodia de la tierra y de la gente. Se dedicaba a fortalecer su comunidad y patria contra dificultades económicas y la destrucción de la naturaleza. Son valores necesarios de todos nosotros.

Ambos, Gabo y yo, compartimos intereses profundos en la confluencia de recreación al aire libre, conservación y la comunidad, y nos alegra que nos acompañen en la continuación de esta conversación. ¡Bienvenidos!

Teal Stetson-Lee: Gabo, hola, ¿cómo estás?

Gabo Benoit: ¡Hola, Teal! ¿Cómo estás? ¡Qué bueno verte! Tanto tiempo sin vernos, Teal.

TSL: Igualmente, igualmente, amigo. Dime, ¿dónde estás ahora y qué haces?

GB: Bueno, ahora estoy aquí en nuestra tienda de bicicletas, nuestra tienda Specialized aquí en Coyhaique, que está situada en nuestro lodge, a la orilla del río Simpson. Y ahora estamos en un tiempo tranquilito acá.

TSL: Ya, muy bien. Dame el contexto de tu historia.

GB: Bueno, yo estoy ligado a las dos ruedas hace muchos, muchos años. Desde que tenía 4 años comencé a practicar motocross y harto enduro en moto, y eso fue una pasión desde muy chico. Después tuve una conexión con la Patagonia, también desde pequeño, desde como más o menos los 8 años que volvíamos todos los años, veníamos con mi familia a acampar, a disfrutar el verano de acá de la Patagonia. Y ahí aprendí a pescar con mosca con un tío mío, Alejo, me enseñó a pescar con mosca y desde ese minuto hubo una conexión con la naturaleza pero así al instante y desde ahí no dejé de volver creo que ningún verano acá, a la Patagonia.

Tuve después muchos años compitiendo en downhill. Estuve como tres años corriendo a nivel profesional en Chile y algunas carreras afuera, algunas Copa del Mundo, Mundiales, Panamericanos. Hasta que llegó un punto en que me di cuenta de que como profesional del mountain bike no podía vivir y decidí seguir mi camino como como guía de pesca. Pero siempre ligado a las dos ruedas, de manera un poco más amateur pero, pero siempre ligado a las dos ruedas, siempre han estado en mí el mountain bike, la moto, todo.

Senderos para Todos

Cuando estas explorando nuevos senderos para conectar, siempre ayuda tener altura de miras. Gabo y Sam Appelbaum examinan sus posibles rutas antes de otro largo, muy largo, descenso. Foto: Max Wittenberg

TSL: Obviamente tienes una pasión por el lugar donde vives ahora, porque volviste y ahora tienes tu familia allá. ¿Cómo está la familia?, ¿y las hijas están todavía andando en bici en los saltos de mountain bike?, ¿qué tan grandes son los saltos ahora?

GB: Bueno… hoy día la verdad que sí. Yo nunca me pude desapegar de acá de la región. De aquí ya es difícil que nos muevan. Ya echamos raíces acá, o sea tenemos nuestra familia con Carmen, las niñas crecen cada día más, ahora tenemos un Gabito junior también, así que… y ha ido todo evolucionando. Ya los saltos de madera en el patio, hoy día hay un pump truck, es grande. Entonces las niñas andan dos veces a la semana, tienen clases de mountain bike donde tenemos una escuela nosotros, que le hacemos clases a niños, principalmente enfocado en jóvenes y en niños chicos. Entonces sí poh, acá toda la familia respira un poco mountain bike.

TSL: Genial. Sí, obviamente han aprendido mucho desde su papá. Has logrado éxito en tu carrera de corredor profesional de mountain bike. ¿Cómo te metiste en el mountain bike y qué rol ha jugado en tu vida?

GB: Bueno, yo… Mountain bike practiqué prácticamente desde muy chico, porque obviamente la moto, el mountain bike, estaba muy relacionado. Salía con mis primos, íbamos a hacer, me acuerdo, descenso en Camino a Farellones y después, cuando yo tenía 16 años, tuve un accidente en moto donde me fracturé dos vértebras y ahí fue como… como que dije, “Ya, bueno, voy a parar de correr en moto”. Mi mamá igual estaba un poco asustada y vendí la moto y me compré una bicicleta de descenso, de downhill, de verdad.

Entonces fue como ¡chuta! Mi mamá me dijo, “Vendiste la moto pero te compraste una moto con pedales”. Y ahí empezó… empezó ya más serio el correr en mountain bike. Gracias a Dios me iba bien, era un buen corredor, tenía facilidades, salí campeón panamericano el año 2000 y ahí tuve una carrera cortita pero bien intensa como corredor profesional de mountain bike a nivel más latinoamericano que afuera en los mundiales. En el fondo me fui dando cuenta de que era muy difícil vivir del mountain bike y ser profesional. Sobre todo con pocos recursos. Yo vengo de una familia súper tradicional en Chile, donde las familias son muy tradicionales, entonces este niño que quería ser profesional de un deporte que se conocía poco, más encima downhill era como… “No”.

Y nada, finalmente decidí retirarme el año 2002 o 2003, fue uno de esos años, y seguir mi carrera como guía de pesca con mosca y ya venirme directamente a la Patagonia. Pero para mí el haber corrido todos esos años, haber tenido la posibilidad de ser profesional…me enseñó mucho, me enseñó perseverancia, me enseñó a cumplir mis metas, mis sueños. A que si yo quería ser el mejor tenía que entrenar y tomármelo seriamente. Y eso lo hice y yo creo que mientras corrí siempre estuve ahí en la punta y en todos los deportes que me he dedicado he tratado de estar ahí.

Después del downhill volví a las motos. Corrí también por la selección nacional de Enduro, Six Days. También peleaba adentro de los mejores puestos en la categoría máxima de Enduro acá Chile. Después corrí en auto, en Rally Cars, en rally. También ahí estuve tres años corriendo al más alto nivel acá a nivel nacional. Y siempre, siempre me ha gustado la competencia, pero también exigirme. Soy súper exigente conmigo mismo. Yo no estudié nada, no fui a la universidad, era pésimo para estudiar, pésimo. Entonces… no me quedó otra que… que bueno, apechugar y tirar para adelante en lo que yo sabía hacer, que era andar en bicicleta y pescar con mosca. Eran mis dos actividades que sabía hacer y tenía que ver de qué manera poder vivir con eso.

Y hoy día, gracias a Dios, creo que soy muy afortunado, y esto yo creo que es premio a la constancia y a la perseverancia, vivo del mountain bike, de una manera diferente, pero hoy día sigo viviendo de mi pasión, sigo arriba de mi bicicleta todos los días y vivo de la bicicleta en un contexto que ya no son las competencias. Entonces, eso es muy gratificante.

Senderos para Todos

El Sendero del Lago es remoto y casi no recibe tránsito excepto por la vida silvestre o algún jinete ocasional. Gabo desciende hacia el lago, quizás en el primer encuentro de este sendero con los neumáticos de una bicicleta. Foto: Max Wittenberg

TSL: Sí, sí… Se nota que en lugar de seguir un camino tradicional, has elegido una vida distinta, original y has cumplido bastantes sueños. Me gustaría saber cómo, durante este tiempo, cómo o cuándo empezaste tu relación con la marca Patagonia.

TSL: Bueno, con Patagonia partió la relación ya hace bastantes años, yo creo que por lo menos unos 8 años. Y fue cuando hicimos un video de pesca, que se llamaba Chasing the Run, y queríamos mostrar en el fondo qué tan vulnerable eran ciertos lugares de pesca que hoy día estaban amenazados por la pesca, por la pesca furtiva y compararlos con lugares con muy difícil acceso, donde llegábamos a esos lugares y eran prístinos y la verdad es que veías una cantidad de trucha y eso. Y bueno, hicimos ese video, que hicimos unos viajes bien locos, atravesamos lagos, andábamos un equipo de trabajo súper entretenido, y ahí empezó una relación con Patagonia. Ellos en un principio me invitaron a ser como… no era embajador, pero sí me apoyaron y vieron que yo tenía interés en todo el tema de conservación y así me han apoyado por muchos años. Hoy día tenemos una relación increíble.

Me siento muy afortunado y muy honrado de poder ser embajador de la marca Patagonia. Creo que, más encima, sin tener que ser un profesional ahora del deporte, o sea, vamos… las miras son otras, es ver cómo podemos conservar lugares a través del deporte y mostrarle a la gente cuáles son las problemáticas también que hay hoy en día en todos estos lugares. Y la verdad es que muy orgulloso de poder ser embajador hoy día Patagonia.

TSL: Que buena. Y el tema de conservación es bastante importante. Especialmente me imagino en el lugar donde vives. Cuéntame un poco más de la Región de Aysén. ¿Cómo es?

GB: Bueno, la Región de Aysén es la región más grande de Chile. Tiene de todo. O sea, tenemos desde bosques lluviosos, pero así muy frondosos, en la zona de la costa y zonas más desérticas, más pegada a Argentina, donde la vegetación cambia 100 por ciento. Tenemos campos de hielo, lagos gigantescos, mucha agua, muchos ríos. La verdad es que tenemos montañas… es una zona con una geografía muy especial, dónde abarca todo. En invierno es frío, en el verano tampoco hace mucho calor, pero tiene las estaciones bien marcadas, unos bosques maravillosos. La verdad que hay un potencial para todo lo que es la recreación outdoors tremendo, tremendo, tremendo.

Senderos para Todos

A pesar de ser uno de los pueblos más jóvenes en la Región de Aysén, en el sur de Chile, Coyhaique tiene casi de todo: playas al oeste, una pampa hacia el este, grandes bosques y muchas, muchas montañas entre medio. Foto: Martin García de la Huerta

TSL: ¡Qué lindo! Muchos de los senderos donde vives son viejos y antes servían a la extracción de los recursos naturales. También quizás eran caminos de los indígenas. ¿Cómo sirven los senderos en la cultura e historia de la Región de Aysén?

GB: Bueno, está una región que se forjó, digamos, con colonos. Obviamente los indígenas que vivían eran los tehuelche, ¿no es cierto? Y ellos eran bien nómade. Pero después tuvimos toda la llegada de los colonos, que venían varios desde Argentina. Bueno, muchos llegaron de afuera, de Europa, pero básicamente fue una región súper difícil de habitar. Acá el clima es hostil. Muchos se manejaban a puro caballo, obviamente, acá no existían caminos, nada. Y bueno, están todas esas huellas antiguas, que en un principio fueron usadas para acarrear animales de un punto a otro, donde los arrieros andaban arreando las tropas de animales por tres meses.

Entonces hay un historial de caminos y de senderos acá en la región que está bien abandonado, pero que obviamente cuentan una historia súper importante. Y después vino todo un tema de explotación de la madera. Muchas madereras se instalaron acá y por lo tanto en nuestras montañas hay un sinfín de caminos madereros que hoy día muchos están abandonados y que nosotros hemos aprovechado para ir abriendo y así convertirlos en rutas de mountain bike.

Si bien hoy día la mayoría de esos caminos están en terrenos privados, nosotros estamos tratando de hacer los convenios para poder empezar a abrirlos y trabajarlos y que la comunidad, ojalá lo antes posible, pueda empezar a gozar de estos senderos.

TSL: ¡Guau! Increíble. ¿Por cuanto tiempo los mountain bikers han usado los senderos en la región, ahora, por el trabajo que has que has hecho tú? y en general, los mountain bikers, ¿por cuanto tiempo han estado en la región?

GB: Mira, bueno, ahí hay un tema. Porque la verdad es que nosotros tenemos una empresa que se dedica a los paseos de bicicleta y esta es una región donde el mountain bike es súper nuevo. O sea, yo te diría que la comunidad grande del mountain bike acá no tiene más de 8 años, diez años, con suerte, incluso menos. Por lo tanto es una comunidad bien nueva, súper joven. Tú ves la gente que anda en bicicleta acá va de los 15 a los 35 años, más o menos en promedio, por lo tanto es una comunidad bien joven.

Nosotros en particular, nuestras rutas, si bien no es que las tengamos cerradas a público, pero sí hemos hecho como un experimento porque son puros lugares y campos privados. Acá hay pocas tierras que son del estado donde nosotros hemos podido construir senderos, pero sí lugares que son privados y nuestra empresa ha sido como la punta de la flecha para ir abriendo estos lugares. Y hemos sido criticado también un poco por la comunidad porque dicen, “bueno, ustedes tienen los lugares cerrados”, pero no es tan así, porque siempre hemos pensado en abrir estos lugares en un futuro y ese tiempo ahora ya está llegando.

Pero necesitábamos, como todo esto era nuevo, demostrarle a la comunidad local o a los dueños de estos campo privados de que el mountain biker era una persona que cuida la naturaleza, de que podíamos convivir también con otras faenas, digamos, dentro de estos campos, con otras actividades.

Entonces, yo creo que hemos ido por un camino que quizás no para todos es el mejor, pero creemos que para nosotros era el que teníamos que hacer, que era usar estos lugares primero, para nosotros ver cómo reaccionaban las personas, los dueños de estos campos y una vez que ellos tengan la confianza con el mountain bike, con la actividad, entiendan cuál es la construcción de senderos y lo que hay que hacer, empezar a abrirlos a público. Porque tampoco podíamos ser tan irresponsables de tener la autorización de un privado para hacer algo y después abrirlo inmediatamente al público y, no sé, que ocurra un incendio o no poder controlarlo o no tener la capacidad para hacerse cargo de eso. Y eso toma tiempo, toma años, yo no soy partidario de hacer las cosas de un día para otro, sino que ir con calma, ir conociendo con respeto a la comunidad, a la gente que vive dentro de la montaña también. Pero eso se ha ido dando y vamos avanzando y hoy día ya estamos ad portas de poder a abrir un lugar a público, que es un lugar que hemos trabajado muchos años y eso nos tiene súper orgullosos.

Y yo sé que a mí mucha gente me dice, “bueno, pero ¿cuál es tu negocio con los tours? Porque pagas acceso en un campo y más encima construyes los senderos. O sea, estás pagando para usar tu propio senderos”. Bueno, es la manera de hacerlo, creo yo, es la manera de ir motivando a la gente, a los locales, de ir mostrando. También, si es que yo tengo un negocio en base a eso, los dueños de los terrenos están en todo el derecho de cobrar un fee, pero… en muchos lugares no ha sido tan así, pero sí hoy día ya nos hemos ganado el respeto de estas personas y estamos logrando poder abrirlo ahora a público y en algún modelo a través de una fundación que se haga cargo de los senderos, que respetemos también el trabajo de los trail builders, que eso nosotros tratamos de hacerlo mucho.

Igual, hay una comunidad local que está construyendo también, a mucho voluntariado, muchos senderos. Diferentes tiendas de acá de Coyhaique, como Villa Cleta, No Lift, Patagonia Cycles, que han hecho un trabajo súper bueno también con una parte de la comunidad, ellos sí son locales, yo no soy local, así que ahí no tengo mucho que meterme en una comunidad a la cual, pucha, lamentablemente no pertenezco, pero sí trabajo en paralelo en abrir todos estos lugares que nosotros hemos descubierto y que a corto plazo van a estar abiertos para todos.

Senderos para Todos

Un línea entre los árboles. Gabo aplica potencia antes de tomar una curva bajo la tupida vegetación local. Foto: Martin García de la Huerta

TSL: Sí. Sigues con mucha fuerza con este trabajo, aunque toma tiempo. Me imagino que te sientes que estás haciendo algo importante para la región económicamente. ¿Qué te motivaba el empujón? y ¿cómo está afectando la región de esta manera?

GB: Bueno, siempre un poco la motivación era… primero es que yo trabajé muchos años como guía de pesca y empezó a pasarme que ya no me motivaba tanto salir a guiar pesca con mosca. Y ahí fue cuando dije, “chuta, es mi pasión, gracias a la pesca estoy acá, no puede no gustarme salir a pescar. Entonces, acá hay algo mal… voy a dejar de guiar un poco”. Y vi la oportunidad de crear esta nueva empresa de turismo relacionada a los tours de mountain bike, traspasando toda la experiencia que teníamos con grupos de pesca con mosca y eso. Y la verdad es que fue un acierto.

También veíamos que en Chile crecía mucho el mercado del mountain bike, sobre todo en la Región Metropolitana, en Santiago. Entonces había un potencial grande de poder traer grupos, de mostrar la región, de posicionar la región. Yo creo que ahí a habido un trabajo súper grande que ha sido muy poco valorado también por la comunidad local de que nosotros hemos posicionado Coyhaique como un destino de mountain bike a nivel nacional.

Y esto partimos de la nada, o sea, yo me acuerdo que los primeros tours yo cocinaba, manejaba la van, guiaba.. las hacías todas, junto con Carmen, con mi señora. Y así hemos ido avanzando, avanzando. Pero lo más lindo es ver como hoy día hemos ido motivando gente que vive en la montaña, que por ejemplo, en La Gloria, el otro día me encuentro con la sorpresa de que un leñero se compró una bicicleta porque nos veía a nosotros andar en bicicleta por los caminos madereros, por los senderos, y hoy día él se compró una bicicleta en nuestra tienda, una bicicleta chiquitita porque él es chico, y va a cortar la leña en su bicicleta y se mueve por dentro del campo en su bicicleta. Y no me cabe la menor duda de que en dos años mas él ya no va a estar cortando leña, sino que va a estar manteniendo los senderos de mountain bike.

Entonces, creo que eso es como “Sí”, eso es lo que nosotros buscamos. Nosotros buscamos, más que tener una red de senderos para divertirse andando en bicicleta, que es súper importante, y para poder trabajar con nuestros grupos, es ver cómo cambiamos la vida a las personas y cómo podemos dar trabajo a través de una red de senderos. Una red de senderos es mucho más que diversión. O sea, hay trabajo, hay educación, hay conservación, hay muchas cosas detrás de eso. Entonces, eso es lo que nos motiva y por eso cada año empujamos más, cada año nos ponemos, pucha, más peso en la mochila porque, “ya bueno, creemos una tienda de bicicleta, con eso vamos a sustentar un poco más el trabajo de trail building, profesores, school”. Entonces, todo ha ido evolucionando en pro del desarrollo del mountain bike.

Nosotros, más que estos sean negocios para nosotros, son nuestros pilares fundamentales para poder ir desarrollando el mountain bike sin tener que pedirle dinero a nadie, sino que nosotros creamos estos negocios para inyectarle al desarrollo del mountain bike y eso en algún momento, ahora, se va a ver beneficiada toda la comunidad. Y esa es nuestra idea.

O sea, tú conociste a Edecio también. Edecio es una persona que trabaja con nosotros, que vivió en la montaña toda su vida, que fue parte de un poco de la depredación de la montaña, el se dedicaba a hacer leña, y hoy día él quiere conservar la montaña. Él ve a su familia, a sus niñas, tiene dos niñitas, y sus niñitas ya andan en bicicleta y los ojos de él cambiaron, su pensamiento hacia la montaña cambió, hoy día lo que él busca es conservar ese lugar donde él vive y mantenerlo y poder hacer después más senderos y que la gente disfrute de eso. Y hace, no sé, 5 años atrás, veía la montaña con otros ojos, era leña, era cómo exploto la montaña para poder vivir de eso.

Entonces, creo que todos esos cambios, aunque sean chiquititos y sean pocas personas, son súper valorables. Y también todo lo que ha generado el mountain bike para nosotros también como empresa. O sea, acá no solamente tenemos guías que viven de esto y que pueden vivir bien. Tenemos un grupo de trail builders que si bien no es nuestro propio, pero son nuestros amigos, nuestros colegas y nosotros hoy día podemos valorar su trabajo, pagar por ese trabajo. Yo creo que el voluntariado para construir está súper bien, pero también hay que hacer hincapié en ver cómo somos más sustentables y más sostenibles en el tiempo. Y para eso hay que valorar los trabajos de todas las personas. Para eso los guías tienen que ser bien considerados, los trail builders tienen que ser bien considerados y respetados.

Senderos para Todos

En las alturas de los Andes, cerca de la ciudad de Cusco (Perú), el Valle Sagrado está lleno de sitios arqueológicos Inca, lagos y ríos hermosos, y algunos senderos realmente impresionantes. Foto: Diego del Rio

TSL: Sí. Qué bueno con la paciencia, entonces, enseñas los que viven allá a cómo vivir de una manera distinta. Y con el mountain bike, con los senderos, con la fuerza y la educación para construirlas, estás enseñando otra forma de entender la naturaleza. Así parece. Dime algunos proyectos en que estás trabajando ahora.

GB: Bueno, ahora estamos trabajando en crear una fundación que se llamará Pedalea Tu Futuro, que si bien busca la construcción de senderos, enfocadas en comunidades rurales y también en predios privados, terrenos privados y fiscales, pero más enfocado en los terrenos privados que han sido explotados con la leña, forestales… Y en eso estamos, no es fácil, no es fácil obviamente, siempre… tú sabes, tú trabajaste mucho tiempo en una fundación, pucha, la verdad es que cuando yo fui a California y conocí lo que ustedes habían hecho y lo que lo que siguen haciendo es increíble y súper inspirador.

Entonces hoy día el desafío es ese, es ver ahora cómo formamos esta fundación, cómo empezamos a proteger y hacernos cargo de estos senderos y cómo relacionamos a la comunidad a esta red de senderos. Nosotros buscamos con esto trabajar mucho con los niños, poder darle oportunidades diferentes, una oportunidad nueva a la gente joven que vive en esta comunidades. Creemos que eso es súper importante porque hoy día faltan más guías locales, falta que la gente local se involucre más en la montaña, que la vea con otros ojos. Y para eso, hay que trabajar y hay que armar el espacio para que ocurra eso, ¿me entiendes?

Si ellos solamente ven la montaña como los caminos madereros y la leña, es lo que siempre han visto, pero nadie tampoco ha dado ese paso adelante de involucrar, de tratar de abrir un espacio, digamos, donde haya educación y donde esté enfocado a otros temas que no sea solamente ir a pasarlo bien arriba de una bicicleta, sino que ver cómo esa red de senderos nos ayuda para ir haciendo un cambio en el futuro.

Yo sé que esto es un trabajo de súper largo aliento, que ya llevamos años, pero nos quedan muchísimos años más para poder lograrlo, pero es un sueño y lo vamos a lograr. Y así como yo siempre me pongo las metas, como sea, lo vamos a sacar adelante. Y eso es algo que estamos trabajando firme. Y también, obviamente en, bueno, nuestra escuela de mountain bike, el lodge hoy día está enfocado 100 por ciento en mountain bike. Pero, lo más importante es ver de qué manera damos la oportunidad a jóvenes que puedan integrarse en el mundo del outdoors y recreación, no solamente el mountain bike, nosotros tenemos el mountain bike como principal actividad porque es lo que sabemos hacer, pero acá queremos que haya cabalgatas, que haya trekking, hiking, que haya pesca con mosca, que la gente de estos lugares, o los niños, tengan la oportunidad de aprender, nosotros ver, darles las herramientas, y de ahí motivarlos a que vean que alrededor de ellos tienen un mundo que muchas veces es desconocido.

TSL: Sí. Bueno, respecto al tema de outdoor recreación, yo vivo en un lugar en el sur de Colorado, en las montañas de San Juan, donde tenemos a bastante recreación y realmente ha sido tan popular que puede ser su propia industria extractiva por el impacto de la multitud de gente que hace daño a los habitantes sensibles e inunda las comunidades locales. ¿Tienes miedo que la recreación del aire libre (recreación outdoor), llegue a ser algo similar para las comunidades y naturaleza en la Región de Aysén?

GB: Bueno, por eso nosotros hemos sido cautos. Yo creo que también eso hay que evaluarlo y hay que ver cómo uno maneja este tipo de iniciativas. Porque obviamente que si a un lugar donde viven 250 personas le empezamos a inyectar mil personas al fin de semana. Sí, sí se va a convertir en un problema. Si es que nadie controla el acceso o nadie se preocupa de una red, sí es un problema.

Hoy día yo creo que las comunidades locales de acá… obviamente la cantidad de gente que viene a la región es bastante menor a lo que anda en California, en Colorado, acá todavía no tenemos ese gran flujo de turistas y eso, pero, podría ser que hay que llegar a eso. Yo creo que ahí donde está el “key”, de cómo hacer esto más sostenible, ¿me entiendes?, de cómo vamos a regularizar esto para no darle una carga a la red tremenda. Y creo que ahí hay ciertas cosas que se pueden hacer, que no es excluir, pero sí quizá entender de que a un sendero, aunque haya 500 personas que quieran entrar, a lo mejor van a poder entrar 100 o 50. No sabemos. Eso lo tenemos que ir viendo también, obviamente estudiándolo, viendo, viendo qué pasa también con los animales, con la gente local.

Por eso también es importante todo lo que hemos hecho con nuestros tours, de ir viendo cómo se comporta la comunidad local frente a la llegada de turistas, de grupos de mountain bike, ¿cachai?, cuál es su reacción. Si cuando nos topamos en el cerro les gusta vernos o no le gusta. Hasta el momento todo ha sido súper positivo. O sea, cuando nos hemos topado con gauchos a caballo en la mitad de la nada y nos ven en bicicleta y se sorprenden y en vez de ser una mala experiencia es una tremenda experiencia, terminamos siempre tomando mate, conversando media hora… ha sido súper gratificante. Pero tenemos claro de que hay que ser súper cuidadosos con la carga que le vamos a dar a estos lugares y de qué manera. Entonces por eso un poco la idea es ir traspasando esto a la comunidad y a la comunidad local. O sea, que ellos sean… que esta red de senderos sea de ellos. Nosotros impulsar, nosotros ayudarlos a hacer convenios, qué sé yo, pero que ellos sean lo que los que manejen esto y obviamente tratar de apoyarlos en todo.

TSL: Sí. Así que tiene mucho que ver con la educación y empoderar a los locales.

GB: Sí.

Senderos para Todos

Gabo es un gran conocedor de los paisajes coyhaiquinos; no solo vive y ha desarrollado algunos negocios en el área, también ha construido muchos de los senderos más populares. El clásico alpino Chicken Line, es una de sus tantas joyas. Foto: Max Wittenberg

TSL: Bueno, Gabo, para cambiar el sujeto un poco. Me gustaría saber un poco de los efectos de COVID, el virus, en tu lugar. Obviamente ha interrumpido la vida por todo el mundo en este momento y nosotros tuvimos que retrasar esta entrevista por la subida del virus corona en Coyhaique. ¿Cómo está la Región de Aysén ahora? y ¿cómo ha cambiado tu vida y trabajo?

GB: Bueno, este es… Yo creo que es la primera temporada, creo que en diecinueve años que llevo, que no trabajo. La verdad es que he guiado muy poco, muy poco, yo creo que una semana con suerte. Ha afectado, ha afectado obviamente económicamente, ha afectado también psicológicamente, pero a nosotros no nos ha limitado. O sea, la verdad que seguimos empujando, viendo cómo sacamos los recurso, tenemos un equipo súper unido.

La región se vio bien afectada, sobre todo la comuna de Coyhaique, obviamente no han entrado la cantidad de turistas que entraban en años normales. Pero ya va a pasar, o sea, estamos con fe de que la próxima temporada se venga con todo, lleguen los turistas.

Nosotros, en paralelo, con COVID hemos avanzado mucho en el trail building, hemos construido hartos senderos, hemos trabajado en cosas que antes no teníamos tiempo para poder hacerlo. Entonces ha sido, por un lado, ha sido positivo porque nos ha dado el tiempo que antes no teníamos, ¿no es cierto? de poder enfocarnos en otras cosas, y por otro lado negativo porque, obviamente, no hemos podido operar como nosotros queríamos operar, o sea, acá esto influye mucho a nuestros trabajadores, nuestros guías… Juanito no se vino a Chile este año, se quedó en España. Edecio tampoco ha estado trabajando con nosotros permanentemente, obviamente porque no hay mucho trabajo, pero sí también a él le ha dado el tiempo de dedicarle a su familia, de construir su casa. Entonces creo que ha sido por un lado positivo, positivo para darnos cuenta dónde estamos, qué es lo que está pasando en el mundo, qué es lo que tenemos que hacer a futuro y eso yo creo que se ha aprovechado bien. O sea, lo hemos hecho de una buena manera.

TSL: Me alegro. Y bueno, a la gente que le gusta conocerte después de esta conversación y los que quieren apoyarte con tus visiones en la Región de Aysén. ¿Cómo lo hacen?, ¿cómo te encontramos?

GB: Bueno… ¡no tengo una página de fans! No, no sé, nos pueden contactar a través de nuestro Instagram de Patagonia Bikers, también conmigo directamente. La verdad es que ahora cuando tengamos ya la fundación lista vamos a dar a conocer de qué manera poder apoyarnos, de qué manera ser partícipes también de la construcción de todo este sueño que es la red de senderos. Entonces ya llegará el minuto en que lo vamos a informar y… ¡contáctense directamente por el Instagram!

Senderos para Todos

El terreno en los alrededores de Coyhaique es sumamente amplio y seguir una ruta por lo general es un desafío en sí mismo, el que muchas veces puede significar ir de una cumbre a otra y a través de un buen número de valles en solo un día de pedaleo. Foto: Max Wittenberg

TSL: Muy bien, perfecto. Gabo, ha sido una conversación bastante sincera. Gracias. ¿Hay algo más que quieras decir?

GB: No, nada poh, invitar a todo el mundo que venga a conocer la Región de Aysén, una región increíble. Obviamente a que estén atentos a cuando puedan apoyar a la Fundación o el llamado abierto a quienes quieran apoyar esta iniciativa. Como te digo, se pueden contactar con nosotros o a través de Patagonia Bikers Chile y ser parte de este sueño, que no busca nada más que seguir potenciando el mountain bike, seguir potenciando la actividad recreacional outdoors acá en la Región de Aysén, velando por el futuro también de la gente local, de los niños sobre todo, y de conservar nuestro planeta, que al final es nuestro hogar. Es tarea de todos preocuparnos de lo que está pasando a nivel global con el tema de conservación de nuestro planeta.

Yo creo que hoy día está bien el localismo, pero creo que somos todos habitantes de este mundo y todos tenemos el derecho de poder preocuparnos del pedazo del mundo que nosotros queramos. Entonces, un poco el llamado es a las comunidades locales también a respetar también un poco más a la gente que viene de afuera y que quiere integrarse y que quiere hacer las cosas bien y que quiera apoyar y aportar. Porque en el fondo es tarea de todos cuidar nuestro planeta, no solamente de los locales de un lugar. Ese el llamado, a dejar atrás las rivalidades y hacer las cosas bien, en conjunto, a avanzar. Avancemos.

TSL: Sí. El llamado, como dices. Sí. Muchas gracias, Gabo. Gracias por ser un visionario y gracias por la inspiración. Y para mí, gracias por la oportunidad de practicar mi español. Y como sabes estoy muy enamorada de Chile y este ha sido un placer muy grande. Muchas gracias.

GB: Gracias a ustedes también por la motivación que nos han dado ustedes, la verdad, como vuelvo a repetir, gracias también por inspirarnos, gracias por  mostrar, por compartir, por ser abiertos. Acá tienes tu casa, te estamos esperando a ti, al Jordan, a todos los que quieran venir y, ojalá, sigamos avanzando en este proyecto tan lindo.

TSL: Ya Gabo, te prometo que volvemos pronto a la patria.

GB: ¡Eso!

Búsquedas populares