The Cleanest Line


Nuestro problema de DWR

Nuestro problema de DWR

By Patagonia   |   Sep 9, 2015 September 9, 2015

Nuestro problema de DWR

Dwr_2

Actualización: La mayor parte de este post apareció por primera vez el 6 de marzo de 2015. Se ha actualizado aquí con la información más reciente sobre el trabajo de Patagonia para mejorar la seguridad química dentro de nuestra cadena de suministro.

Patagonia – así como otros proveedores de prendas outdoors de alta calidad – usaron durante años un repelente de agua duradero (Durable Water Repellent  o DWR desde ahora) con un químico (descrito más adelante) que junta y luego dispersa la humedad de la superficie de ropa. Es necesario, incluso en una chaqueta impermeable, evitar la saturación de la superficie. Una superficie saturada crea una sensación helada y húmeda en la primera capa, incluso donde el agua no penetra realmente. El DWR que utilizamos como estándar durante años era un tratamiento a base de fluorocarbono de cadena larga (C8) que es altamente eficaz y extraordinariamente durable. Desafortunadamente, sus subproductos son tóxicos y persisten en el medio ambiente, una combinación que hace que sea inaceptable, a pesar de su excelente rendimiento. Los gobiernos de todo el mundo han exigido a las empresas químicas que dejen de hacer DWR C8, por lo que todos los proveedores de prendas outdoors de alta calidad han trabajado en la búsqueda de alternativas que tengan un rendimiento comparable.

Durante la última década, hemos investigado y probado cuidadosamente todas las alternativas libres de fluorocarbono disponibles. Muchos acabados, incluyendo ceras y siliconas, disminuyen la tensión superficial del tejido lo suficiente para causar que el agua se acumule y se disperse en lugar de saturar, pero se contaminan fácilmente por suciedad y aceite, y pierden rápidamente su eficacia, reduciendo la vida útil efectiva de una prenda.

El corto periodo de vida es una preocupación especial. Una chaqueta para la lluvia (rain Shell) que deja de prevenir la saturación se transforma en un cortavientos mucho antes de que la prenda deje de servir en general. Por eso, la prenda debe ser reemplazada con más frecuencia, lo que constituye un problema ambiental en sí mismo. Cada prenda de reemplazo viene con su propio costo ambiental en cuanto a la energía y el agua utilizada, así como los residuos y gases de efecto invernadero generados. Por lo tanto, sacrificar la vida útil de la prenda no es una opción.

La solución temporal de Patagonia, que también está siendo adoptada por un número de fabricantes, no es lo suficientemente buena, pero es la mejor opción que hemos encontrado hasta ahora. Hemos cambiado de un tratamiento a base de fluorocarbono-C8 a un tratamiento C6, de cadena más corta, también a base de fluorocarbono, pero con subproductos que se descomponen más rápidamente en el medio ambiente y con menos toxicidad potencial con el tiempo para los seres humanos, la fauna y peces.

Hemos adoptado el C6 DWR como acabado en la mayor parte de nuestra ropa de abrigo. La transición de C8 estará casi completa este otoño (primavera en el hemisferio sur); no habrá C8 en la línea de primavera 2016 (2017 en el sur).

Mientras tanto, continuamos con la investigación y el desarrollo de DWR que permita un alto rendimiento con un menor impacto ambiental. Hasta ahora hemos probado una docena de acabados libres de fluorocarbonos para nuestras prendas, y sabemos que nos estamos acercando. Vamos a compartir noticias acerca de estas iniciativas a medida que estén disponibles. Sin embargo, no nos sentimos cómodos prometiendo avanzar en un camino que todavía no ha sido identificado, eso sería injusto dada la complejidad de este desafío.

Invirtiendo en ciencia

Para apoyar este esfuerzo, recientemente hicimos una inversión estratégica a través de nuestro fondo de riesgo, $20 Million & Change, en una empresa suiza llamada Beyond Surface Technologies, que está trabajando para desarrollar una fórmula química mejor para la ropa outdoors, que ayude al planeta.

La misión de Beyond Surface Technologies se alinea muy bien con la nuestra. Dejaron carreras en grandes empresas químicas y ahora que están haciendo negocios con la premisa de que podemos hacer tratamientos textiles a base de materias primas naturales, sin sacrificar el rendimiento o la reducción de la vida útil de nuestros productos. Vemos gran promesa en el potencial de este nuevo socio para inventar maneras de hacer que nuestras prendas sean impermeables, usando productos químicos  seguros y libres de fluorocarbonos, sin comprometer su rendimiento y durabilidad.

Puedes leer más sobre nuestra inversión aquí y en su página web.

Además de invertir en posibles soluciones fuera de nuestro ámbito, también hemos estado buscando activamente alternativas libres de fluorocarbonos dentro de la industria establecida.

En general, nos hemos fijado los requisitos más exigentes de la industria para asegurar que nuestros materiales no representan un riesgo de seguridad para nuestros clientes como resultado de los productos químicos que contienen. Estamos trabajando con otros en nuestra industria para compartir nuestros esfuerzos y aprender de los de los demás, para que todos podamos hacer mejoras tan pronto como sea posible, al mismo tiempo que aumentamos, en lugar de poner en peligro, rendimiento y calidad.

Reducción de daños químicos a lo largo de la Cadena de Suministro

Patagonia ha estado, durante mucho tiempo, preocupada de la gestión del impacto ambiental de nuestros productos. En los años 90, identificamos nuestras cadenas de suministro de materiales como lo que más contribuye a la huella medioambiental de Patagonia. Encargamos un estudio ambiental que concluyó lo que es de conocimiento público en nuestra industria hoy en día: que se necesitan grandes cantidades de agua, energía y productos químicos para producir los materiales que utilizamos en los productos que vendemos. Nos cambiamos, o desarrollamos materiales alternativos, con una menor huella –poliéster reciclado en vez de poliéster virgen, algodón orgánico en vez de convencional- y nos comprometimos en el proceso de buscar enfoques más limpios a los usuales.

En la década de 2000, profundizamos en los productos químicos que llevan los tejidos y adornos que utilizamos en la ropa. Empezamos a trabajar con bluesign® technologies, que nos asistieron con la gestión de los productos químicos, tintes y acabados, para asegurar que nuestros productos son seguros para el medio ambiente, para los trabajadores de las fábricas y nuestros clientes.

En 2007, Patagonia se convirtió en la primera marca en unirse oficialmente a la red de bluesign® System Partners, que ahora cuenta con más de 300 fabricantes, marcas y proveedores de productos químicos. Estamos orgullosos, porque muchas de estas empresas forman parte de nuestra cadena de suministro actual. Ellos comparten nuestro compromiso con la mejora continua del desempeño ambiental, mediante la conservación de los recursos y minimizando los impactos químicos.

Para el año 2015 esperábamos que todos los materiales de Patagonia fueran certificados por bluesign®. Este era un objetivo anunciado que no hemos sido capaces de lograr. Hasta ahora, sólo el 56 por ciento de nuestro volumen material anual es certificado bluesign®. Al analizar el estado de nuestro progreso, nos dimos cuenta de que nuestro esfuerzo inicial sólo se dirigió a una parte del problema. Teníamos que seguir un enfoque más holístico, que abarque todos nuestros esfuerzos para conservar los recursos, así como restringir el uso de productos químicos en todas las áreas de nuestra cadena de suministro.

Para ello, hemos instituido un Programa de Impactos Químicos y Ambientales (Chemical and Environmental Impacts Program – CEIP) que nos ayuda a establecer y cumplir nuevos y difíciles objetivos para mejorar en los sistemas de gestión medioambiental y química de nuestros proveedores; reducir el uso de agua y energía, gases de efecto invernadero y otras emisiones a la atmósfera, y residuos; así como el cumplimiento de las más estrictas legislaciones sobre productos de consumo internacionales y ambientales. El Sistema bluesign sigue siendo un componente importante del CEIP, unido a nuevas herramientas, que incluyen el Índice Higg de la Sustainable Apparel Coalition y el Módulo de Gestión de Productos Químicos de la Asociación de la Industria Outdoors (Outdoors Industry Association).

Estamos seguros de que este nuevo enfoque, coordinado y multifacético, nos ayudará a manejar todos los productos químicos, incluidos DWRs. Y lo más importante, nos ayuda en la transición a alternativas seguras y eficaces más rápidamente.

Comments 0

Related Articles

« »