The Cleanest Line


Photo: Andrew Burr
Photo: Andrew Burr

Escalada Limpia

By Yvon Chouinard   |   Sep 10, 2019 September 10, 2019

Los años 60 marcaron un despertar en la escalada norteamericana, caracterizado por un amplio incremento en la actividad vertical y acompañado de un correspondiente perfeccionamiento de las técnicas y el equipo. El resultado de todo esto incluye una variedad de significativos avances para la escalada. Pero por otro lado, la combinación de estos elementos está generando serios problemas y el deterioro de los ambientes donde se desarrolla la escalada. Este deterioro tiene dos dimensiones, que involucran el aspecto físico de las montañas y la integridad moral de los escaladores.

Ya no podemos asumir que los recursos de la tierra son ilimitados y que las cumbres sin ascensos se extienden infinitamente más allá del horizonte. Las montañas son finitas y, a pesar de su aspecto robusto, son frágiles.

Aunque la tundra alpina, las praderas, los árboles, los lagos y los arroyos están bajo amenaza, nuestra principal preocupación aquí es el deterioro de la roca en sí misma. El granito es delicado y blando, mucho más blando que la aleación de acero de los pitones con que se lo está martillando. En rutas populares de Yosemite y otros sectores, las fisuras se están perdiendo en una serie de agujeros dejados por los pitones. Las lajas y las placas se están soltando y quebrando como resultado del constante emplazamiento y remoción de los duros pitones.

Podemos ofrecer algunas soluciones inmediatas. Mantente alejado de las rutas que no pretendes terminar. No escales al Sickle Ledge si no piensas escalar The Nose completa. No uses equipo de escalada artificial en rutas de escalada libre. Pero principalmente, empieza a usar stoppers. Los stoppers y las runners no son dañinas para la roca y entregan una alternativa, disfrutable y práctica, a los pitones en la mayor parte de las rutas libres y muchas artificiales. No uses pitones en rutas que se han establecido limpiamente. Donde sea necesario un pitón debería considerarse emplazar uno permanente y documentarlo en las guías locales. Rutas con dificultad de 5.7 se escalaron hace 60 años en Inglaterra. Hoy, los pies de estas rutas están bastante pulidos, pero como no se han usado pitones las fisuras para protección aún están en buenas condiciones. Los urgimos a poner atención en el excelente tratado de Doug Robinson sobre las bondades y las opciones de la escalada sin pitones. Fue escrito especialmente para este catálogo.

Igualmente serio es el deterioro moral. Armado de equipamiento y técnicas cada vez más avanzadas, el estilo de la escalada técnica se está degradando de tal forma que aquellos elementos vitales de la experiencia de escalar, la aventura y la apreciación de los ambientes de montaña, están quedando en segundo plano. Tácticas de expedición, escaleras de chapas, hooks, cuñas, topos detallados y listas de equipo, además de un rescate asegurado, empequeñecen la escalada en lugar de engrandecerla. Incluso hoy, las técnicas y la tecnología existentes son tan poderosas que casi cualquier ruta imaginable puede ser realizada, mientras que el miedo a lo desconocido queda reducido a ejercicios de rutina.

Los locos del taladro están entre los peores transgresores de los ambientes alpinos. Los escaladores jóvenes deben saber que poner bolts es algo que se hace como un sustituto de la escalada. Los guías, las escuelas de escalada y los escaladores experimentados tienen aquí una gran responsabilidad.

Creemos que la única forma de asegurar la experiencia de la escalada para nosotros y las futuras generaciones es preservando (1) lo salvaje de la verticalidad y (2) la aventura inherente a la experiencia. En realidad, el único seguro para garantizar esta aventura y también para mantenerla, es el ejercicio del autocontrol moral y la responsabilidad individual.

De esta forma es el estilo de la escalada, y no la consecución de la cumbre, lo que mide el éxito personal. Como se dice tradicionalmente, cada uno de nosotros debe considerar si el fin es más importante que los medios. Dada la vital importancia del estilo sugerimos que lo fundamental es la simpleza. Mientras menos adminículos haya entre el escalador y la ruta, más grande es la posibilidad de obtener la deseada comunicación con uno mismo y con la naturaleza.

El equipamiento ofrecido en este catálogo procura respaldar esta ética. Básicamente multipropósito, los artículos están cuidadosamente diseñados para servir a las necesidades generales del escalador. Más que simples piezas, están concebidos para ser usados en significativa combinación con la técnica aceptada, para elevar al individuo a una gratificante experiencia alpina.

A medida que entramos a esta nueva era del montañismo, re-examina tus motivaciones para escalar. Aplica moderación y buen juicio al usar equipamiento Chouinard. Ten presente a la roca, al otro escalador. Escala limpio.

Esto fue originalmente publicado en el catálogo de Chouinard Equipment circa 1972.

Comments 0

Related Articles

« »