The Cleanest Line


Of course climbing was the main reason I wanted to go to South Africa. Nonetheless, climbing in such a beautiful landscape makes the whole experience about ten times better. Just like my first visit in 2012, I was blown away by the beauty of this sea of black-orange sandstone, the incredible sunsets and sunrises, the stars at night, the animals. Seeing this view every day doesn’t get boring at all and the moment you leave you realize even more how pretty it is. Rocklands, South Africa. Photo: Ken Etzel
Of course climbing was the main reason I wanted to go to South Africa. Nonetheless, climbing in such a beautiful landscape makes the whole experience about ten times better. Just like my first visit in 2012, I was blown away by the beauty of this sea of black-orange sandstone, the incredible sunsets and sunrises, the stars at night, the animals. Seeing this view every day doesn’t get boring at all and the moment you leave you realize even more how pretty it is. Rocklands, South Africa. Photo: Ken Etzel

Iniciándome en el boulder

By Kate Rutherford   |   Feb 19, 2019 February 19, 2019

Cuando era una escaladora joven estaba totalmente comprometida con las rutas largas, usualmente en las montañas y usualmente con un montón de sufrimiento involucrado. La belleza de cada lugar es lo que me llevó hacia ellos y las amistades me mantuvieron ahí. Yo quería estar en esos paisajes inmensos, durmiendo en la pared, azotada por el viento, empotrándome en las fisuras, parándome en la cumbre y compartiendo esas experiencias con personas especiales. Ir a boulderiar no solo parecía absurdo (ya que pasas mucho tiempo en solo una pequeña parte del paisaje) sino también peligroso. Arriesgarse a un tobillo quebrado y poner en peligro un objetivo alpino en el futuro no me parecía justificable.

Algo cambió. Ahora me gusta boulderiar, más o menos.

Es como jugar, mezclado con entrenamiento, mezclado con gente buena onda, mezclado con una intensa concentración y muchas pequeñas victorias. Pero sabía que era necesario alguien que me chasqueara el látigo si es que iba a aprender a escalar en boulder. Así, en un frío día de enero, dos profesores, Alex Megos y Ken Etzel, aparecieron en mi puerta en Bishop y un plan fue elaborado: Iba a volar por 30 horas para escalar boulders de clase mundial rebosantes de hombres fuertes, exuberantes y cosmopolitas, vistiendo brillantes camisetas de colores.

Alex is ready. Photo: Ken Etzel

Alex está listo. Foto: Ken Etzel

Aterricé a medianoche en Capetown, Sudáfrica, donde me recogió un encantador escalador local con quien nos movimos rápidamente hacia los campos de roca de Rocklands, en Cederberg Mesa, todo en el nombre de la experiencia. Durante mi primer día en Rocklands vi a Alex escalar The Finnish Line en un bloque más alto que algunas de las escaladas con cuerda que he hecho. Podía ver en sus hombros que era duro. Sus movimientos eran lentos, no enérgicos y despreocupados como los que generalmente veo en su escalada. Este tenía que ser un gran problema. Las líneas negras y anaranjadas contrastaban feroces a la luz del mediodía. Alex había estado probando este problema toda la mañana y por varios días antes de mi llegada. Dejó salir un rugido de emoción al llegar al top, liberando la frustración, el enfoque y el deseo. ¡Era espectacular! Era una obra de arte, onerosa físicamente, en todo el esfuerzo que significa un V16.

Estaba inspirada. Necesitaba un proyecto. Había miles para elegir. Algunos eran atigrados y divertidos, otros tenían largas travesías. Algunos con grandes movimientos, agarres pequeños, bien altos y aterrizajes espantosos. Exploré y reí todos los días mientras Alex me mostraba los movimientos en chancletas, shorts y con su sonrisa de gato de Cheshire. Su entusiasmo juvenil era la medicina perfecta para mi temor a los grandes movimientos en grandes bloques. Nada de eso importaba si era divertido.

Can a boulder be more beautiful? Like a painting and a painter, Alex and the Finnish Line were the perfect pair on this masterpiece. Photo: Ken Etzel

¿Puede un bloque ser más hermoso? Como una pintura y un pintor, Alex y The Finnish Line hacían una pareja perfecta en esta obra maestra. Foto: Ken Etzel

Tarde en el tercer día, llegamos a la base de Creaking Heights, un hermoso bloque gris con una cara amplia y lisa. Tenía un problema que terminaba en una fisura perfecta. Los chicos estaban seguros de que era el problema indicado para mí, solo que tenía 7 metros y medio. ¡qué miedo! Pusimos algunos crash pads en el piso, Alex fue a dar una vuelta para comer zanahorias o probar algo más duro, Ken se puso sus zapatillas y llevó su larguirucha estructura hasta el top.

Estaba nerviosa, pero me puse las zapatillas de todos modos y partí a ver cómo se sentía. Hice un poco de incómodo progreso, mis pies se movían por sobre los brazos estirados de Ken. Pero en el crux hubo una avalancha de incertidumbre y fatiga. Estaba absolutamente superada. Todo el aliento que pudieran darme no era suficiente para llevarme más arriba. Miré las colchonetas y salté hacia abajo. El vértigo me hacía dar vueltas y para el momento en que aterricé estaba segura de que nunca resolvería este problema. Probé de nuevo, mismo resultado. El vértigo me hacía sentir nauseas y estaba exhausta. Los chicos estaban en lo cierto, este era mi estilo, entonces ¿qué pasaba conmigo? Nos fuimos a casa a cocinar la cena.

The horizontal is not my natural territory. There are way too many choices to make. I think I’ll stick to the vertical world. Photo: Ken Etzel

Lo horizontal no es mi territorio natural. Hay demasiadas decisiones que tomar. Creo que me quedaré con el mundo vertical. Foto: Ken Etzel

Un par de días después estábamos de vuelta en los bloques de Roadside buscando algo de sombra y cargando crash pads para un amigo que quería probar algo alto. Yo ya había probado un par de hermosos y duros problemas, había comido muchas zanahorias y estaba satisfecha. Pero cuando dimos la vuelta a la esquina Creaking Heights se alzaba majestuosamente, solo con su punta iluminada por los rayos del sol. Alex me miró sonriente. Nuestro amigo Shauna intervino, “Oh Kate ¡este te va a encantar!” Empecé a lloriquear con que ese problema ya me había botado del susto mientras todos acolchaban el aterrizaje con doble espesor.

Me calcé las zapatillas una vez más, sintiéndome mejor que un par de días antes. Las bromitas de Alex y Shauna detrás mío se sentían alegres y contagiosas. Alex se paraba de manos mientras yo me ponía de pie y con clama buscaba los agarres iniciales. Tan pronto como me monté en la roca ellos se pararon más cerca, manos arriba, gentilmente dándome algo de beta en acentos chistosos y algo ridículos al mismo tiempo. “No, no, sí, sí, eso es, un poco más alto ¡solo un poco más alto!”

Alex: “Although Kate lives in Bishop, she does not do a lot of bouldering. Her normal climbing day involves long hikes to far away walls and peaks with lots of ice, wind, crampons and trad gear. When I see pictures of her climbs I think, ‘Luckily I am a sport climber.’ Absolutely gnarly conditions, big walls, cracks and lots of suffering. Knowing that, it was way more impressive to see her crush on these boulders around South Africa. Here she is on Creeking Heights, a V6!” Photo: Ken Etzel

Alex: “Aunque Kate vive en Bishop, no hace mucho bouldering. Su día normal de escalada incluye largas aproximaciones a paredes remotas y picos con mucho hielo, viento, crampones y equipo de escalada tradicional. Cuando veo fotos de sus rutas pienso, ‘Por suerte soy un escalador deportivo’. Condiciones absolutamente desafiantes, grandes paredes, fisuras y mucho sufrimiento. Sabiendo eso, fue mucho más impresionante verla sufrir en estos bloques en Sudáfrica. Aquí está ella en Creeking Heights ¡un V6!”. Foto: Ken Etzel

Me sentí ligera y flexible, extremadamente consiente de cada tendón en mi cuerpo. Dedos fuertes apretando los agarres, los dedos de los pies presionando goma en la piedra pulida. Estaba contenta con mis profesores ahí abajo susurrándome al oído, aunque estaba 6 metros arriba de ellos. De repente mi mano estaba en la fisura, donde los pies se resbalaban ahora había textura, y estaba alcanzando el sol. En el top dejé salir un aullido de lobo, liberando la frustración, el enfoque y el deseo.

Me reí. La práctica estaba dando resultados. Estaba iniciándome en el boulder.

Comments 0

Related Articles

« »